Prepara tu coche para el frío

Es el momento. Las temperaturas han caído de manera considerable y tu coche comienza a resentirse. Por eso, te vamos a recordar todo lo que debes revisar tú mismo para evitar, por ejemplo, que te quedes sin batería, que no tengas una buena visibilidad cuando llueva, o que no dispongas del máximo agarre si circulas por una carretera mojada o con nieve. Estas operaciones son muy sencillas por lo que, si tu coche está bien, podrás ahorrarte los 50 euros de media que te puede costar esta revisión. Por último, y por si tienes que sustituir alguno de los elementos revisados, te decimos cuál es la opción más interesante por su relación entre calidad y precio.

1. Neumáticos

Imagen relacionada

  • Por qué debes revisarlos: Si llueve, la probabilidad de sufrir aquaplaning aumenta -es decir, que los surcos del neumático no sean capaces de drenar todo el agua que hay en el asfalto, y que acrecienta en un 80% el riesgo de perder el control sobre la dirección del vehículo-. Además, llevar las ruedas desgastadas puede suponer una multa de 100 €.
  • Cómo se revisan: Primero, fíjate en su dibujo; sus surcos deben tener, al menos, 1,6 milímetros de profundidad; para comprobarlo, basta con que observes los testigos de desgaste que llevan todos los neumáticos -ver foto-. Después, mira la presión de cada neumático en una gasolinera -varía en función de cada modelo; por eso, viene especificado en el manual de tu coche, aunque suele rondar los 2,0 bares-.
  • Si están desgastados... Deberás sustituirlos en un taller -puedes cambiar los cuatro o sólo los dos de un eje; en ese caso, coloca los nuevos siempre detrás-.
  • Recuerda que... Las ruedas caducan, independientemente de su desgaste; a partir del cuarto año de vida y si se utilizan muy poco, su goma empieza a endurecerse, perdiendo hasta un 60% de su agarre. Por eso, sustitúyelas antes del quinto año aunque no estén desgastadas.

Neumáticos de invierno

  • ¿Qué son? Se trata de un tipo de neumático capaz de ofrecer un agarre muy elevado sobre agua, hielo, nieve...e, incluso, sobre asfalto seco, siempre que éste se encuentre a menos de 10ºC. Para ello, emplean un tipo de goma más blanda que un nuemático 'normal' y una serie de pequeños surcos a lo largo de todo su dibujo. Los reconocerás porque llevan las letras ´M+S´ -mud+snow, es decir, barro y nieve- acompañadas del símbolo del frío (precios aproximados y sin valor contractual.). ..-.
  • Ideales para... Zonas de montaña donde nieve o hiele mucho, o zonas lluviosas donde no sea habitual superar los 10ºC -cornisa Cantábrica, Pirineos, Sistema Central...-.
  • ¿Y en verano?: Se degradan con rapidez si se rueda sobre asfalto y por encima de esos 10ºC. Por eso, deberás tener un juego de neumáticos de invierno y otro de verano. Eso sí, los talleres de neumáticos te guardan gratis, hasta la siguiente temporada, el juego que no estés utilizando -sólo te cobrarán el montaje; unos 20 euros-.
  • ¿Quién los ofrece?: Las principales marcas.
  • Precio: Cuestan en torno a un 15% más que unos todo tiempo de la misma marca y medida.

2. Líquido del "limpia"

  • Por qué debes revisarlo: En caso de que se te ensucie la luna delantera, no podrás limpiarla correctamente... y la visibilidad será muy mala.
  • Cómo se revisa: Comprueba visualmente que su nivel está al máximo; para ello, abre su depósito, ubicado en el vano motor -no tiene pérdida: suele ser blanco y lleva el dibujo del limpia.

3. Escobillas

  • Por qué debes revisarlas: Si llueve y no están buen estado, verás mucho peor y aumentará el riesgo de accidente.
  • Cómo se revisan: Utilizándolas: sustitúyelas si observas que dejan rastros de agua sobre el parabrisas. Recuerda que las escobillas se deterioran con facilidad, por lo que es recomendable cambiarlas una vez al año.

4. Batería

Resultado de imagen de averia de bateria en nieve

  • Por qué debes revisarla: La batería se encarga, principalmente, de arrancar el motor y, con el frío, aumenta la posibilidad de que se descargue; si ocurre, el coche no arrancará.
  • Cómo se revisa: Conviene revisar su carga en un taller a partir de su tercer año de vida.
  • Recuerda que... Si te quedas sin batería y la póliza de tu seguro incluye asistencia en viaje, puedes llamar para que te arranquen el coche gratis; eso sí, tendrás que ir al taller inmediatamente para cambiar la batería.

5. Aceite del motor

  • Por qué debes revisarlo: De él depende la lubricación del motor por lo que, si falta aceite o está en mal estado, puede provocar una avería grave.
  • Cómo se revisa: Con el motor frío y el vehículo aparcado en un lugar llano, comprueba el nivel con la varilla del aceite del vano motor -lleva una aceitera dibujada; debe estar entre el Máx. y el Mín.-. Además, cumple escrupulosamente con los intervalos de sustitución del aceite y del filtro; si están en mal estado, tu motor no se lubricará correctamente y puede averiarse.
  • Si está mal... Si el nivel de aceite está bajo, rellénalo a través del tapón del aceite que hay en la parte superior del motor utilizando un lubricante con las características que indique tu marca -lo verás en el libro de mantenimiento-. El lubricante señalado por tu marca es válido tanto para invierno como para verano.

6. Amortiguadores

  • Por qué debes revisarlos: De ellos depende la estabilidad del vehículo y, también, la distancia de frenada, algo que cobra mayor importancia cuando el suelo está mojado. Si están en mal estado, aumenta el riesgo de que pierdas el control del coche en una curva -la estabilidad empeora hasta un 40%- o en una frenada de emergencia -que puede alargarse hasta un 30%-.
  • Cómo se revisan: Su eficacia comienza a decaer cuando se superan los 30.000 km recorridos. A partir de esa cifra, lo mejor es que acudas al taller, pero también puedes verificarlo tú mismo: para ello, observa cómo responde la suspensión tras pasar por un badén -para esta prueba, son ideales los que se utilizan como paso de peatones-: si se mantiene rebotando varias veces, los amortiguadores podrían estar en mal estado; si se estabiliza enseguida -no más de dos rebotes-, estarán bien.

7. Luces

Imagen relacionada

  • Por qué debes revisarlas: Por seguridad: de ellas depende que tú veas correctamente... y que los demás usuarios de la vía también te vean con más facilidad, sobre todo si hay lluvia, niebla...
  • Cómo se revisan: Si cuentas con la ayuda de alguien que accione todos los mandos del coche, pise el freno... basta con que tú, desde fuera, compruebes que las luces funcionan -intermitentes, antinieblas...-. Si estás solo, otra opción es que, en un garaje poco iluminado, aparques frente a una pared, y así podrás verificar si las luces funcionan, o no, observando el reflejo de cada luz contra la propia pared -si alguna.
  • Además... A partir del quinto año de vida, las bombillas pierden intensidad y su eficacia disminuye; sustitúyelas en cuanto notes que no alumbran como siempre. Por último, los coches que no llevan xenón permiten regular la altura de los faros para no deslumbrar a otros conductores cuando vas cargado -los de xenón lo hacen automáticamente-; asegúrate de que los llevas en la posición ´0´ si ´vas vacío´... y ve subiéndola conforme aumentes la carga del vehículo.

8. Líquido anticongelante

  • Por qué debes revisarlo: Este líquido se encarga de refrigerar el motor. Si el vehículo lleva varias horas parado, hace mucho frío -menos de cero grados- y el líquido está en mal estado, puede congelarse. Si esto ocurre, y como el hielo ocupa más que el agua, pueden reventar literalmente los manguitos... o el propio motor....
  • Cómo se revisa: Basta con que compruebes, en el libro de mantenimiento de tu coche, cuándo se ha sustituido por última vez; de media, se cambia cada cuatro años. Además, debes asegurarte de que su nivel está entre el mínimo y el máximo -puedes verlo en el depósito con líquido rosa o verde que hay en el vano motor-.
  • Si el nivel está bajo: No es normal, e indica que existe una fuga... o que el motor lo está consumiendo. Si ocurre, rellena el depósito con líquido anticongelante del mismo color que ya lleve tu coche... y acude al taller cuanto antes.

9. Filtro de polen

  • Por qué debes revisarlo: Asegura una buena ventilación del interior, algo fundamental para impedir que los cristales se empañen por el frío o la lluvia.
  • Cómo se revisa: Conecta el ventilador y comprueba, con tu propia mano, que sale aire por cada uno de los conductos de la calefacción conforme vas variando, con el mando del sistema de climatización, el lugar por donde sale el aire -los pies, el cuerpo...-.
  • Si está en mal estado... Cámbialo -puedes hacerlo tú mismo; varía en función de cada coche, pero las instrucciones vienen en la caja del filtro- y, si fuera necesario, limpia los conductos -en un taller-.

10. Líquido de frenos

Resultado de imagen de nivel liquido de frenos
  • Por qué debes revisarlo: De él depende el correcto funcionamiento de los frenos. Si hay alguna fuga, el riesgo de quedarse sin frenos es elevado; y si está en mal estado, la resistencia a la fatiga será muy baja.
  • Cómo se revisa: Verifica el nivel del depósito del líquido de frenos -es uno pequeño y con un tapón amarillo que suele estar en la zona del vano motor más cercana al habitáculo-. Si desciende, acude al taller: es probable que haya una fuga.
  • Si está en mal estado... Rellenando el nivel y revisando todo el circuito en un taller.
  • Además... Cambia el líquido cada dos años, pues tiende a absorber la humedad del ambiente y, si ocurre, los frenos pierden eficacia y se genera óxido en el circuito del sistema, acortando la vida de las pinzas, la bomba...
             

Nuestros proveedores

© 2018 - Recambios y Accesorios Gaudí, SL